0
0
0
s2sdefault
  • IMG 3045
  • La iniciativa, impulsada por el Ministerio de Relaciones Exteriores entrará en vigencia el próximo 30 de agosto.

Simplificar y acortar los tiempos en la legalización de documentos públicos extranjeros, es el principal objetivo del proyecto La Apostilla, iniciativa  impulsada por el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrel), que entrará en vigencia el próximo 30 de agosto en Chile.

En ese contexto, funcionarios a cargo del programa, llegaron esta mañana hasta las dependencias de la Intendencia Regional de O’Higgins, para difundir sus características y explicar cómo se implementará en la región.

En la instancia, se señaló que los documentos emitidos en Chile podrán ser reconocidos en cualquier otro país del Convenio La Apostilla– integrado actualmente por 112–sin necesidad de otro tipo de certificación. 

Asimismo, los documentos que ingresan Apostillados a Chile (desde los países parte del convenio) deberán ser reconocidos sin necesitar de una certificación adicional.

Los chilenos o extranjeros que busquen apostillar un documento, deberán realizar el trámite único de manera presencial o en las plataformas web de los servicios públicos involucrados: Secretarías Regionales Ministeriales de Justicia, de Salud, de Educación y del Poder Judicial.

Esto implica que el actual peregrinaje que los ciudadanos deben realizar por distintas reparticiones públicas nacionales y extranjeras (actualmente conocido como legalización), se reducirá a un trámite único, ya sea en Chile o en el exterior, dependiendo del lugar en que el documento haya sido emitido.

El seremi de Gobierno, Mauricio Valderrama, relevó la importancia del proceso, asegurando que “permitirá validar o certificar documentos que deben ser usados por chilenos en el extranjero o viceversa. Este convenio agilizará la tramitación de documentos que muchas veces requerían viajar a Santiago para concretarse”.

Asimismo, añadió que “estamos demostrando que este es un Estado moderno, que está avanzando y buscando las fórmulas para poder hacer mucho más fácil la vida de cada uno de los chilenos y también de quienes quieran venir a avecindarse en nuestro país”.

En tanto, Oscar Fuentes, coordinador del proyecto Apostilla del Minrel, puntualizó que este proyecto está dirigido a mejorar la calidad de vida de los chilenos y extranjeros que podrán legalizar sus documentos de manera gratuita y simplificada. “Se suprimirá la actual cadena de trámites  que todo ciudadano debe realizar por distintos servicios públicos, generando un trámite único”, dijo.

Respecto a la descentralización que representa esta iniciativa, detalló que  “la Ley 20.711 faculta que el apostillamiento de documentos públicos para uso internacional se descentralicé en las 15 capitales regionales del país. Eso va a tener un impacto importante en nuestras regiones, por cuanto la cadena de trámites que hoy necesariamente debe terminar en Santiago, a partir del 30 de agosto podrá iniciarse y terminar en las capitales regionales”

Por su parte, la seremi de Educación (s), Marcela Droguett, indicó que  “para nuestro Ministerio es muy importante poder simplificar una serie de trámites que antes se  tenían que realizar en un gran número de oficinas. Ahora todo se hará en un solo lugar, evitando que las personas tengan que deambular buscando el documento que les permita ejercer en el país”

Además de la Cancillería, que lidera actualmente esfuerzos de coordinación en la materia, también estarán facultados para apostillar documentos públicos los Ministerios de Educación, Justicia y Salud, así como el Servicio del Registro Civil e Identificación.

Ello lo podrán realizar a través de todo el territorio nacional por medio de sus respectivos SEREMIS y otras autoridades competentes autorizadas para expedir este tipo de certificaciones.