0
0
0
s2sdefault

junji

Autoridades y comunidades de ambos sector rurales participaron de actos oficiales que celebraron el mejoramiento de las condiciones educativas para niños y niñas.

 

Como "tarea cumplida" calificaron las autoridades que participaron de la inauguración  oficial del primer jardín infantil de la localidad de Pañul y de la reinauguración de la unidad educativa de “Coralito” de Cáhuil, que luego de 23 años de funcionamiento trasladó su funcionamiento a nuevas dependencias.

Ambas unidades educativas se ubican en la comuna de Pichilemu, y demandaron recursos por $ 16 millones en habilitación y mejoramiento.

La primera de las actividades se realizó en Pañul donde hace poco más de dos meses inició funcionamiento, al interior de la escuela básica, la unidad educativa parvularia dando atención a 8 niños y niñas de la localidad.

"Gracias por escucharnos y cumplir el sueño de tener un jardín infantil en Pañul" dijo la presidente del centro de padres y apoderados, Rosa Santis, durante la ceremonia.

Por su parte, el alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova, destacó la perseverancia de las familias que hace aproximadamente un año plantearon a la municipalidad y la JUNJI la necesidad de contar con oferta educativa para los niños menores de 5 años.

En su turno, la gobernadora provincial Teresa Nuñez, destacó que "el gobierno de la presidenta ha cumplido en materia educativa con Cardenal Caro: con la educación preescolar al traer un jardín infantil a Pañul, con la educación básica con su sello inclusivo y desde marzo de 2017 con una universidad regional gratuita en la provincia" destacó la autoridad.

Al término de la ceremonia, los párvulos junto a las autoridades plantaron árboles nativos donados por Conaf para la ocasión.

Cambio luego de 23 años

Y ante la presencia de la comunidad de Cáhuil, y luego de 23 años de funcionamiento en una precaria sala al interior de la escuela de la localidad, los 14 párvulos del jardín infantil "Coralito" junto a sus familias e invitados especiales, celebraron su traslado a las nuevas instalaciones financiadas con aportes del Serviu, el municipio de Pichilemu y JUNJI.

"A nombre de las familias nos comprometemos a cuidar y mantener este jardín tan bonito como nos lo han entregado para nuestros hijos", aseguró Marlene Pérez, presidenta del centro de padres de la unidad educativa.

Se trata de la habilitación de dos conteiner al interior de la escuela básica de la localidad, uno de los cuales fue donado por el Servicio de Vivienda y Urbanismo. Estos módulos fueron acondicionados con estándares de calidad similares a los de los jardines infantiles tradicionales, con sistema de aire acondicionado en sala de actividades y baños, de manera de hacer más grata la estadía de niños y niñas.

En el contexto de ambas ceremonias, la directora regional de la JUNJI, Daniela Fariña, destacó que la renovación de la oferta educativa "es muestra que la presidenta cumple y que la educación que estos niños y niñas reciben aquí es de la misma calidad que la que reciben los niños de ciudades como Rancagua", destacó la autoridad de la JUNJI.

En este mismo sentido, la seremi (s) de Educación, Marcela Droguett, aseveró que "una de las principales características del Gobierno de la Presidenta Bachelet, es la inversión en lo más valioso que tienen las familias chilenas: sus hijos. Estos niños, niñas y jóvenes serán los encargados de mantener y seguir construyendo el Chile más justo, inclusivo y equitativo que hoy se está forjando. No sólo estamos invirtiendo en recursos económicos; sino en la esperanza de cumplir los sueños de todos sin excluir a nadie".

Durante ambas ceremonias el cura párroco dePichilemu, Pablo Donoso, realizó las bendiciones de los nuevos inmuebles.