0
0
0
s2sdefault
  • natalia muñoz
  • Nunca es tarde para aprender. Así lo están demostrando los 400 alumnos que este año forman parte de la iniciativa del Ministerio de Educación. En el 2015 fueron 318 personas quienes se atrevieron a dar el paso.

“No saber leer es lo peor que me ha pasado, no solo porque no me dejó avanzar en la vida con un mejor pasar, sino que me vi frustrada muchas veces cuando mis hijos eran pequeños y llegaban con sus tarjetitas del día de la madre o sus libretas de notas. Ellos debían decirme lo que ahí yo debí leer. Uno se acostumbra a eso, pero un día decidí dar un paso adelante y entré a Contigo Aprendo, y de lo único que me arrepiento es de no haberlo hecho antes”. María Teresa Figueroa, de la localidad de Coya de Machalí, alumna de Contigo Aprendo 2016

 “Nunca pensé volver a estudiar, ya que cuando joven no valoré la importancia de ir al colegio. Con los años vi como muchas puertas se cerraban por no tener estudios. Hoy agradezco infinitamente la oportunidad que me brindó este programa, porque no sólo me enseñaron a leer y escribir bien, sino que me devolvieron algo que siempre estará conmigo: la dignidad que da tener estudios”. Natalia Muñoz, de la localidad de Cunaco, alumna de Contigo Aprendo 2016.

“Yo viví en un mundo de oscuridad donde el pan de cada día era la vergüenza de tener que decir que no sabía leer ni escribir. Es peor que una enfermedad o que la pobreza misma. Hoy a mis 85 años sé escribir mi nombre, aprendí a firmar y de a poco iré avanzando con muchas ganas de seguir sintiéndome más persona”. Rudecindo Celis, San Fernando, alumno del Hogar de Cristo de Contigo Aprendo 2015.

Historias como las de Natalia, María Teresa o Rudecindo se repiten mucho más de lo que imaginamos, pues el analfabetismo no es simplemente la incapacidad de leer y escribir que se debe generalmente a la falta de enseñanza a edad temprana, sino que es una constante que merma sus posibilidades de crecimiento laboral y su vida personal.

Con el objetivo de brindar un camino a miles de chilenos y chilenas que se encuentran en esta situación, el Ministerio de Educación cuenta con el plan de alfabetización Contigo Aprendo, que está marcando la diferencia entre el flagelo de la ignorancia y el poder decir yo sé leer y escribir.

Se trata de una alternativa gratuita destinada a jóvenes -desde los 15 años- y personas adultas que no saben leer ni escribir.  En la región de O´Higgins son 400 los beneficiados este año con la iniciativa, a los cuales se suman otros 318 que dieron el paso en el 2015.

“Como región estamos muy comprometidos con este programa que fue impulsado en el primer gobierno de la Presidenta Bachelet, consistiendo en una gran oportunidad para quienes decidieron aprender a leer, escribir y a desarrollar habilidades matemáticas. Pero este no es un programa más, es tremendamente significativo para quienes han vivido esta condición, y por ello los apoyamos con monitores que les enseñan en un ambiente de estudio acogedor, junto a un grupo de personas en similar situación a ellos, eliminando las brechas de vergüenza que muchas veces impidió que continuaran sus estudios. Este año hemos visto como la gran mayoría de quienes fueron beneficiados con Contigo Aprendo, son adultos que han visto que estudiar les dará un mejor bienestar, y en especial adultos mayores que han recuperado la dignidad y el orgullo de dejar atrás el analfabetismo”. Hernán Castro, Seremi de Educación.