0
0
0
s2sdefault
    Captura de pantalla 2016-09-07 a las 15.37.16
  • El seremi junto al director de Salud de O´Higgins inspeccionaron las condiciones sanitarias, dondese realizan este tipo de perforaciones y marcaciones a la piel.

Con el fin de verificar el cumplimiento las condiciones de sanitarias de los diversos locales donde se realizan tatuajes y piercing, el director del Servicio de Salud y seremi de Salud O´Higgins recorrieron el edificio Cobrecol de Rancagua,  donde se encuentra una gran cantidad de locales donde se realizan este tipo de procedimientos.

El seremi de Salud, Eduardo Peñaloza, detalló que "es importante que las personas sepan en qué fijarse antes de realizarse un tatuaje. El lugar y los instrumentos que se utilicen deben contar con resguardos de la aseptización para no contraer algún tipo de infección.  Se debe efectuar en un recinto especial con lavamanos, superficies de trabajo lavables, con área de lavado de material e instrumentos, separada del lavamanos. Deben contar con buena iluminación, mobiliario cerrado y con dispositivos para el desecho del material usado, separado del material corto punzante y no corto punzante. Es importante que quienes se realizan este tipo de procedimientos exijan que los locales cuenten con los permisos respectivos y la vacunas contra la hepatitis B”.

Por su parte, el director del Servicio de Salud O´Higgins, Fernando Troncoso,  relevó que “el tatuaje es una lesión en la piel y, de no cuidarse apropiadamente, puede ser la puerta de entrada para infecciones u otros problemas cuyo tratamiento puede costar mucho más que el mismo diseño. Los problemas a la salud pueden ir desde una simple alergia al colorante, al contagio de virus o bacterias que desencadenen una infección o una enfermedad más peligrosa, como la Hepatitis B o el VIH/SIDA”, indicó Troncoso.

Carolina Machuca, dueña de Etnic Tattoo, lugar que cumple con todas las condiciones sanitarias para este tipo de prácticas, entregó algunas recomendaciones posteriores a la marcación de un tatuaje.  “Una vez terminado el tatuaje se deja un parche, la idea es lavar la zona tres veces al día y luego se debe usar una crema para la cicatrización. Es mucho mejor realizarse tatuajes en el invierno, ya que las personas deben evitar exposiciones directas al sol por al menos dos meses.”

Cabe destacar que si se tiene alguna duda o no cuenta con toda la información necesaria de los riesgos abstenerse de realizar esta práctica. Asimismo, se recomienda que las personas embarazadas o en periodo de lactancia no se sometan a este tipo de procedimientos, ni tampoco las personas con diabetes, alguna infección o enfermedad de la piel.

 Los menores de edad, que deseen someterse a este procedimiento,  deben presentar una autorización por escrito de su representante legal y deben acompañarlos  durante todo el procedimiento.