0
0
0
s2sdefault

6 san vocente

La habilitación del templo fue ejecutada por la Dirección de Arquitectura del MOP y recibió más de mil millones de pesos de inversión a través del Gobierno Regional de O’Higgins.

 

Felices y agradecidos se mostraron los fieles de la Iglesia San Juan Evangelista de San Vicente de Tagua Tagua, quienes acudieron en masa para recibir la habilitación de su templo, cuya dedicación se realizó el pasado viernes 18 de noviembre en el corazón de la comuna.

La obra que fue bien recibida por los sanvicentanos, la ejecutó la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP), con una inversión de $1.034.725.081 entregada por el Gobierno Regional de O’Higgins.

Cabe recordar que el Templo San Juan Evangelista de San Vicente de Tagua Tagua sufrió daños tras el terremoto del año 2010, quedando en muy malas condiciones.

Luego de destinarse recursos por parte del Gobierno Regional, se ejecutó un proyecto que habilitó un nuevo Templo y Atrio, entre la vieja estructura que sobrevivió al evento telúrico. Además se reforzó estructuralmente las torres que no sucumbieron y se realizó el cambio de cubierta y de pavimentos, entre otras labores. Junto a ello se construyó una capilla velatorio, una sacristía y otras dependencias.

El Intendente Pablo Silva señaló que “estamos orgullosos de haber aportado sobre mil millones de pesos para la reconstrucción de este templo. Es parte del esfuerzo que nos ha pedido la Presidenta Michelle Bachelet para levantar obras importantes que fueron dañadas durante el última gran terremoto de nuestra zona. La iglesia se transforma en el centro de vida de muchas comunas, donde ocurren matrimonios, bautizos y despedidas de algunos familiares, siendo muy importantes para la comunidad local”.

Asimismo la seremi de Obras Públicas, Natalia Sánchez, indicó que se trató de “una obra de reconstrucción y habilitación de uno de los edificios más importantes del corazón de San Vicente

De Tagua Tagua, rescatando una superficie de más de mil 3000 metros cuadrados. Esto significó recuperar la nave central y reconstruir el campanario, además de los nuevos espacios como la sacristía y el velatorio. De esta forma, estamos cumpliendo con terminar una obra tan anhelada por la comunidad de San Vicente”.