0
0
0
s2sdefault
  • Karina moreno junto a Seremi Educación
  • Los estudiantes, pertenecientes a cuatro liceos públicos de Cachapoal, tienen asegurado su ingreso en alguna de las universidades del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, Cruch.

La etapa de preparación durante la enseñanza media que brinda el Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación (PACE), tiene una serie de beneficios para los estudiantes de los establecimientos más vulnerables del país. Así ha quedado demostrado en los resultados académicos y puntajes PSU de la mayor parte de los alumnos que cumplieron con los requisitos de esta iniciativa durante el 2015 y 2016 en la Región de O’Higgins, y que ahora tienen asegurado un cupo en la educación superior.

Si bien el año pasado se aumentó en un 400% el número de establecimientos adheridos al Pace en la Región, sólo cuatro de los 16 liceos tienen este año alumnos que ingresarán a la universidad a través del programa, ya que en los otros 12, la primera generación trabaja a partir de tercero medio, razón por lo cual formarán parte de los egresados a fines del 2017.

“Tenemos 61 jóvenes que tienen cupos asegurados para ingresar a una de las universidades del Cruch que forman parte del Programa Pace. Ellos postularon y el próximo 11 de enero conocerán los resultados de cuál será su futura casa de estudios, haciendo uso de uno de los cupos garantizados por el Programa en la educación superior. Para tal efecto debieron cumplir ciertos criterios específicos, como ser egresados de la educación media en el 15% de mejor Puntaje Ranking a nivel nacional, o por establecimiento; haber rendido la PSU sin considerarse el puntaje, y tener una asistencia en el establecimiento igual o superior al 85%”, indicó el seremi de Educación, Hernán Castro Monardes.

Los estudiantes egresaron del liceo Industrial Pedro Aguirre Cerda de Rancagua; del Liceo Misael Lobos de Graneros, y de los Liceos Alberto Hurtado y Elvira Sánchez, de Mostazal.  Cabe destacar que a fines de este año el número de jóvenes beneficiados por el Pace aumentará significativamente, ya que saldrá de cuarto medio la primera promoción de esta iniciativa en el Liceo Francisco Antonio Encina Armanet, de Las Cabras; el Complejo Educacional de Chimbarongo; el Liceo Ignacio Carrera Pinto de San Vicente; el Liceo Industrial y Liceo de Hombres Neandro Schilling de San Fernando; el Instituto Politécnico y Liceo Municipal de Santa Cruz, y el Liceo Comercial Jorge Alessandri, Liceo Industrial Ernesto Pinto Lagarrigue, Liceo Comercial Diego Portales, Instituto Tecnológico Minero Bernardo O’Higgins y Liceo Municipal José Victorino Lastarria, de Rancagua.

Respecto al trabajo y apoyo brindado a los 61 jóvenes que tienen hoy su cupo asegurado, el seremi de Educación puntualizó que “ellos contaron con el respaldo del Pace en tercero y cuarto medio con una etapa de preparación y nivelación, restituyendo en ellos el derecho a la educación superior y acortando las brechas existentes. Pero no sólo los apoyará para ingresar a la universidad, sino que trabajará con ellos para su permanencia en las casas de estudios hasta su titulación. Eso es el Pace -que en el marco de la Reforma Educacional- brinda una oportunidad efectiva que estos jóvenes aprovecharon y que ahora comenzarán a ver los frutos”.

Es el caso de Douglas Rodríguez Cofré, quien está postulando como primera preferencia a la carrera de administración pública en la Usach. “Gracias al Pace subí mi promedio de notas, egresando con un NEM de 709, lo que me brinda la oportunidad real y muy concreta de seguir estudios superiores. Sé que sin este apoyo, hoy no podría tener el promedio necesario”, indicó Douglas Rodríguez, alumno del Liceo Misael Lobos.

Al igual que él, para Karina Moreno, alumna del Liceo Elvira Sánchez de Mostazal, “el Pace marcó la diferencia en mi promedio de notas, pues subí de un 6,1 en primero medio a un 6,7 en cuarto medio, pero no solamente reforcé contenidos, sino que me propuse metas como estudiar periodismo. Mi NEM es de 723 y hoy siento que uno de los cupos del Pace puede ser mío”.

Pero no sólo los alumnos y el Ministerio están valorando el trabajo realizado, también las familias de los jóvenes que vieron en el Pace una oportunidad de desarrollo y progreso. “Mi hija es uno de los tantos jóvenes que tomaron el Pace y se enfocaron en él. Nosotros como familia vimos a nuestra Estephania estudiar mucho, ir cada sábado a la universidad y motivarse a tal grado, que todos en la casa nos motivamos con ella y ahora vemos que será la primera de nuestra familia en ser una profesional universitaria. Tengo tres hijos, y todos están mirando hacia el futuro. Eso es lo que hizo el Pace en mi hogar”. Así señala María Verónica Madrid, mamá de Estephania Guerrero, alumna del Liceo Misael Lobos Monroy, que egresó con 620 de NEM y postula con un puntaje de 793 puntos calculados en base a su ranking que fue de 717.

“Vemos las notas de nuestra hija y sabemos que ahí está reflejado su trabajo y esfuerzo durante la enseñanza media, pero estamos conscientes que fue el Pace el que hizo la diferencia y la llevó de ser una alumna buena, a una que se fijó metas ambiciosas como estudiar enfermería”, indicó la orgullosa madre.