0
0
0
s2sdefault

unnamed incendios

Luego de que las provincias de Colchagua y Cardenal Caro fueran declaradas en Zona de Catástrofe producto de los diversos incendios forestales que han consumido miles de hectáreas además de numerosas viviendas, el seremi de Educación, Hernán Castro, recorrió el fin de semana varios establecimientos educacionales ubicados en las zonas más afectadas de Pichilemu, La Estrella, Pumanque, San Fernando y otras comunas.

“Hemos estado durante todos estos días en directa comunicación con el Intendente Pablo Silva y con el Coe, para mantener una fluida información respecto al estado de nuestros colegios y liceos, y por ello me he trasladado hasta diversas zonas junto a funcionarios de las direcciones provinciales, para constatar en terreno la situación. Nos preocupa que los establecimientos sean afectados por estos incendios, pero mayormente nos inquieta la seguridad de quienes hoy están en colegios y liceos, en especial trabajadores, ya que tanto alumnos como docentes se encuentran en vacaciones. La seguridad de las personas siempre es nuestra prioridad”, indicó el seremi Hernán Castro.

Añadió que “estamos abocados con todo el gabinete regional a apoyar a quienes han sufrido con la emergencia, no sólo entregando ayuda, sino coordinando a través de las instancias correspondientes las medidas para una vez terminada la emergencia, comenzar la reconstrucción. Por ello ha sido fundamental la declaración de Zona de Catástrofe, resolución adoptada por la Presidenta de la República y que se sustenta en la envergadura y gravedad que han alcanzado los incendios, que hasta hoy han afectado un total 65 mil 019 hectáreas en la región de O´Higgins.  El gobierno está desplegando los equipos técnicos y movilizando todos los recursos para contener los incendios, de manera de dar tranquilidad a la comunidad”. 

Respecto al estado de los establecimientos, la autoridad indicó que “teníamos cuatro colegios que estaban con trabajos voluntarios en Pichilemu, y ello fue suspendido de inmediato el viernes por el resguardo de los niños y jóvenes, y a ello se sumó la suspensión de actividades físicas en el centro de madres temporeras de Santa Cruz”. Asimismo, indicó Hernán Castro que de acuerdo a lo informado por las directoras regionales de Junji e Integra, no hay establecimientos afectados por la catástrofe.

Cabe agregar que durante los recorridos del fin de semana, el seremi junto al director regional de Junaeb, Iván Acevedo, revisaron la situación de las escuelas que tienen como destino en las emergencias ser utilizadas como albergues y aquellos establecimientos que han sido dispuestos para situaciones especiales, como lo son centros de acopio, descanso de brigadistas, alimentación y abastecimiento.

En el caso de colegios y liceos que han sido destinados como apoyo en la emergencia, están funcionando como albergues la Escuela Municipal de Pumanque (ex N° 372) y Escuela Alto Nilahue; en el Internado de Paredones y la escuela Rarin (los albergados pertenecen a los sectores de Cutemu y Los Barros); en el Internado Municipal de La Estrella; en el Internado Municipal de Marchigüe y en el ex internado municipal de Chépica (donde actualmente funciona el Liceo Fermín del Real). Respecto a los albergados en Pichilemu, éstos se encuentran en la pista municipal de esa comuna. Como puesto de mando, la Escuela Sara Ravelo de Peralillo, utilizándose este establecimiento además como centro de acopio y descanso de brigadistas y bomberos. En Santa Cruz, la Escuela Luis Oyarzún Peña y el Instituto Politécnico Santa Cruz están siendo centros de acopio de ayuda, sumándose la Escuela La Finca, utilizada por brigadista de Conaf.