0
0
0
s2sdefault

Imagen 1

Durante la primera semana de febrero, y tras el importante aumento de pacientes damnificados que llegaron al Refugio para Animales Mayores REAMA, en Doñihue, afectados por los incendios forestales, un equipo compuesto por 6 voluntarios pertenecientes a The Global Alliance for Animals and People (Alianza Global para Animales y Personas),GAAP, llegó hasta el lugar para prestar ayuda, no sólo en el cuidado de los animales, sino también en el traslado de estos.

                               

“REAMA es una excelente iniciativa, porque da importancia equitativa a todos los componentes de la estructura de una respuesta; como por ejemplo la atención a voluntarios, construcción de corrales y rampas, registro de insumos y donaciones, transparencia de donaciones en dinero, atención veterinaria, transporte y cuidado de animales, etc. En general hacen  un gran trabajo en equipo, donde el fin común es la atención a los animales directamente afectados por el incendio” aseguró Guillermo Pérez, Director de GAAP.

The Global Alliance for Animals and People es una organización no gubernamental cuya labor consiste principalmente en un trabajo de preparación ante situaciones de emergencia, labor que se lleva a cabo desde sus oficinas en Valdivia en conjunto con las personas del Departamento de Desastres de IFAW desde EEUU (Internacional Fund for Animal Welfare - Fundación Internacional para el Bienestar Animal).Todo lo anterior para luego dar una respuesta.

“Nosotros sabemos que Chile es un país donde los desastres son parte de donde vivimos y tratamos de aprender de cada "respuesta" para afinar nuestro trabajo de "preparación". Dependiendo de la magnitud del desastre la Alianza IFAW/GAAP se puede accionar en cualquier lugar de Sudamérica. Por el momento nos hemos accionado en Chile y apoyado a la distancia a una organización del Ecuador después del último terremoto que tuvieron el año pasado” señaló Pérez.

El trabajo realizado por GAAP en Doñihue se enfocó en 3 ramas de la respuesta: 1) Manejo de voluntarios (limpieza, construcción de corrales, registro y alimentación de voluntarios, recibo de donaciones, etc.; 2) organización de la farmacia, logística y desarrollo de fichas médicas, de transporte de animales y de registros conectando a animales con sus dueños, y 3) transporte de animales de zonas afectadas al refugio, y del refugio a hospitales especializados en cuidados de equinos.

Para Helia Martínez, encargada de REAMA, el trabajo de  GAAP fue fundamental para dar un lineamiento al refugio, “Nos permitió formar equipos, más allá de  todo el conocimiento técnico que poseen sobre las catástrofes, nos entregaron un voto de confianza al acoplarse  con nosotros y con nuestro trabajo. Nos permitieron avanzar de manera positiva y seguir funcionando de manera correcta.”

A la fecha, la labor de GAAP en el refugio ya fue concluida,  pues según su director Guillermo Pérez,  funciona de manera consolidada, “Durante los 7 días que estuvimos, consideramos que REAMA fue una excelente iniciativa, porque tenía objetivos claros, generando alianzas estratégicas con organismos especializados para una óptima atención de los animales”.