0
0
0
s2sdefault

Don Benito

Cada 01 de marzo, se celebra el Día Mundial del Reciclador de Base, y nuestro país no está ajeno a esta efeméride, considerando que en Chile se acumulan más de 6 mil toneladas de basura cada año, de los cuales un 10% es reciclado. Es ahí donde surge la importante labor de los Recicladores de Base, personas que con esfuerzo buscan  instaurar la cultura de la reutilización, transformándolo en una forma de vida, que pretende mejorar el entorno, fomentando la sustentabilidad.

Ejemplo de esto es Benedicto Barahona Tello, quien hace 8 años, ha realizado la labor de Reciclador de Base  en la comuna de Codegua. Debido a un accidente que le impidió seguir con su trabajo, y ante la necesidad de mantener a su familia, decidió emprender este camino, iniciando con cartones, y llegando hoy a recolectar todo lo que, según afirma, puede ser reutilizado, desde cajas de huevos, hasta lavadoras.

“Yo recojo de todo, salgo bien temprano y recorro todas las poblaciones, recojo todo lo que sale, lo separo y veo que sirve, pero lo que más me llama la atención es la falta de responsabilidad, la gente no asume que está contaminando y siguen llenando los vertederos, yo he visto como tiran botellas plásticas a la basura, a metros de una canastilla de reciclaje, y más encima las botan con tapa y sin aplastar, lo que ocupa mucho más espacio, haciendo más gasto para la municipalidad” , aseguró Benedicto Barahona, y agregó, “ La gente no entiende que hay cosas que el camión de la basura no se puede llevar, como colchones, cocinas, escombros  y se enojan, pero debieran averiguar dónde llevarlas, si ellos mismo no saben reciclar, que busquen a personas como nosotros para hacerlo.”

De acuerdo al último Informe sobre la Industria del Reciclaje en la región de O’Higgins, elaborado el año 2016,  por la Secretaría Regional Ministerial del Medio Ambiente, son cerca de 100 Recicladores de Base los que actualmente operan en la Región, tanto de manera formal como informal, siendo Rancagua la comuna con mayor cantidad , con un total de 22 personas. Le sigue San Fernando y  Rengo, recolectando principalmente papel, cartón, botellas plásticas, latas de aluminio, vidrio y chatarra.

Para la Seremi del Medio Ambiente, Giovanna Amaya, el trabajo que realizan los Recicladores de Base es fundamental, “Es un trabajo silencioso, muy importante, es netamente buscar la manera de reutilizar todo lo que las demás personas consideran desecho, y eso no es fácil, no sólo es reciclaje, es educación, y en eso estamos trabajando diariamente y en conjunto, por eso lo agradecemos. Como Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, valoramos profundamente la labor que realiza Don Benedicto y todos los Recicladores a lo largo del país, pues si queremos tener un eficiente sistema de gestión de residuos, necesitamos contar con el trabajo de los recicladores de base”, aseguró.

Actualmente nuestro país se encuentra entre aquellos con una menor cultura de reutilización de desperdicios, situación que busca ser revertida por la nueva Ley de Fomento al  Reciclaje cuyo objetivo es establecer un marco para la gestión de residuos en Chile y disminuir su generación, utilizando, entre otras herramientas, la Responsabilidad Extendida del Productor (REP) que crea un mecanismo para que, productos que son habituales en hogares y empresas, no sean botados a la basura, si no reciclados y destinados a nuevos fines, estableciéndose  con productos prioritarios  de uso cotidiano y muy contaminantes, los aceites lubricantes, aparatos electrónicos y eléctricos, envases y embalajes, neumáticos, pilas y baterías, los que al ser recolectados por un Reciclador de Base, llegarán a instalaciones donde serán procesados y transformados en nuevos productos útiles.

La Ley de Fomento al Reciclaje  profesionaliza el trabajo de los Recicladores como Don Benedicto, formalizando su labor, mediante una certificación , que reconoce su labor en  gestión de residuos, por parte del Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales, quedando así demostrado que su trabajo está bien realizado, independiente de cómo hayan iniciado sus funciones y adquirido sus conocimientos , reconociendo el “saber hacer”.

En Chile quienes realizan esta labor, son pieza clave en la cadena del reciclaje,   pues ellos están cumpliendo un rol social, que beneficia a la comunidad en general, pero  como asegura  Don Benedicto Barahona, a pesar de hacer una buena acción, aún falta mayor educación en la materia, que les permita recibir  el respeto que merecen, “A mí me gusta lo que hago, partí por necesidad y hoy me entretengo, porque por mi discapacidad en la columna, me ayuda a olvidar el dolor, me tiene la mente ocupada, mantengo a mi familia y ayudo a descontaminar, pero aún hay  gente me trata mal, me dice cachurero, que ando metido en la basura, qué no me dicen, pero yo sé que estoy haciendo bien las cosas, estando bien con el de arriba, todo vale la pena.”