0
0
0
s2sdefault

4IMG 3600

Las obras de reposición fueron financiadas por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional y tuvieron un costo de más de mil 400 millones de pesos.              

El terremoto del 27 de febrero del año 2010 provocó el colapso total de la estructura de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Doñihue, construida en 1924.

Dada la importancia que esta infraestructura tenía para los habitantes de la comuna, el Gobierno Regional de O´Higgins financió el proyecto para su reposición a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR),  cuyo montó superó los mil 400 millones de pesos.

La entrega a la comunidad se llevó a cabo en una ceremonia de dedicación, encabezada por el Intendente Regional, Pablo Silva Amaya, el obispo de Rancagua, monseñor Alejandro Goic y el jefe comunal, Boris Acuña.

Para Luis Espinoza, habitante de Doñihue y feligrés de la parroquia, este momento “era muy esperado  por toda la comunidad, ya que se trata de la iglesia madre de nuestra comuna”. En este sentido, recordó la tragedia que significó su derrumbe. “Tuvimos una pena muy grande de ver todo en el suelo, estuvimos mucho tiempo  celebrando las misas en una carpita que se hizo”.

Mercedes Donoso, también feligrés de la iglesia, calificó de “preciosas” las obras de reposición y las comparó con la felicidad “de entrar a la casa que uno siempre quiso”.

Asimismo, subrayó que esta infraestructura tiene que ver con la historia e idiosincrasia de la comuna. “Aquí bauticé a mis hijos, hice la primera comunidad y todo eso. Mi hija ya tiene treinta años y mi hijo menor dieciocho años. Por lo tanto, estamos muy felices de tener este templo maravilloso”.

Cabe señalar que el proyecto contempló un nuevo diseño, que incluyó recintos como la oficina parroquial, baños, salones, cocina- comedor, capilla, campanario, templo sacristía, velatorio y altillo de coro.

El Intendente Regional, Pablo Silva Amaya, explicó que la dedicación del templo significa “el cierre del proceso de reconstrucción en la comuna de Doñihue. La inversión de más de mil 400 millones de pesos no es solo para la comunidad religiosa, sino que para todos los habitantes de esta comuna, ya que está infraestructura se encuentra en pleno centro neurálgico”.

De igual modo, destacó que “la Presidenta Michelle Bachelet nos ha pedido llegar a todos los sectores y este es famoso por sus tradiciones y chamantos, a lo que hoy se suma una atractiva infraestructura patrimonial como es esta iglesia, llena de obras de arte y de esculturas locales”.

Por su parte, el alcalde Boris Acuña, expresó que “esta ceremonia significó una emoción profunda, con la cual creo interpretar la de todos los vecinos y vecinas de nuestra comuna. Esto es simbólico y representativo, desde el punto de vista de un ciclo que se va cerrando en materia de reconstrucción”. En este contexto, recordó que “Doñihue fue devastado y el templo parroquial fue parte de eso. Nos hicimos cargo en la municipalidad, con la colaboración fundamental del Gobierno Regional y de los consejeros regionales”.

Mientras que monseñor Alejandro Goic se refirió a la reposición del templo como “dones de Dios a través de los hombres. (…) Siempre en estas inauguraciones yo bendigo a Dios, porque el Gobierno anterior y el actual; el parlamento anterior y el actual han hecho leyes para la reconstrucción pos terremoto  y también han añadido una glosa para que edificios privados de uso público –como son los templos- pudiesen tener la ayuda del Estado”.

Finalmente, el párroco de la Iglesia Nuestra Señora de la Merced, padre Patricio Cavour, aseguró que durante la jornada “se vivió una ceremonia histórica que nos dejó la alegría de saber que tenemos una nueva casa. Estamos muy contentos con  todo lo que significa este espacio para la gente de Doñihue, quienes sufrieron mucho con el terremoto”.

A esta ceremonia también asistieron los diputados Ricardo Rincón, Felipe Letelier y Juan Luis Castro, la gobernadora de Cachapoal, Mirenchu Beitia, los consejeros regionales, Manuel Barrera, Eugenio Bauer,  Cecilia Villalobos, Johanna Olivares, Juan Pablo Díaz, Emiliano Orueta y Felipe García-Huidobro, y concejales de la comuna.