0
0
0
s2sdefault

DSC 5499

Dos copropiedades de este barrio de Rancagua tendrán una serie de arreglos gracias al Programa de Mejoramiento de Condominios Sociales.

Pavimentación de áreas comunes, cierre perimetral y protecciones metálicas, son algunos de los mejoramientos que tendrán dos nuevas copropiedades del barrio Costa del Sol, en Rancagua.

“Estamos muy contentos por los trabajos que se comenzarán a realizar en nuestros departamentos, porque continuaremos cambiando la cara de la  población, ya que antes nos sentíamos bastante discriminados sólo por vivir aquí”, indicó Daniel Segura, presidente de la copropiedad 11.

La ceremonia de entrega de terreno para inicio de obras fue encabezada por el Seremi de Vivienda y Urbanismo, Hernán Rodríguez, quien comentó estar satisfecho de los cambios con los que ha contribuido el Ministerio para mejorar la calidad de vida de estos vecinos. “La comunidad debe estar orgullosa de todo lo que ha logrado en tan poco tiempo, ya que han podido mejorar sus viviendas, pero también sus veredas y calles, proyecto que está avanzado y que cuenta con una inversión de 190 mil millones de pesos por parte del programa Quiero Mi Barrio. Ahora, con este beneficio, podrán también hermosear los espacios comunes, que son muy importantes en un barrio ya que ahí se desarrolla la mayor parte de la interacción de una comunidad”, sostuvo.

Ante estos nuevos mejoramientos, la presidenta de la junta de vecinos del sector, María Cruz, comentó estar emocionada y agradeció la labor del Minvu en el sector. “El Programa Quiero Mi Barrio ha realizado una gran trabajo aquí y estamos muy agradecidos por eso. Ojalá las obras se traspasaran también a las etapas 2 y 3”, puntualizó.

En la actividad también participó el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, quien al respecto manifestó que: “continúa la labor del Ministerio de Vivienda acá en la Costa del Sol, que ha significado un mejoramiento sustancial. Los vecinos están muy felices por los programas que se están focalizando tanto en las copropiedades como en los pasajes y veredas, que sin duda, era una necesidad de muchos años”.