0
0
0
s2sdefault

SEC 3

“Esta es una realidad que nos preocupa y en la cual venimos trabajando desde hace ya bastante tiempo. Reiteramos nuestro compromiso con la comunidad, en exigir un mejor servicio y, en especial, un protocolo claro ante las emergencias”, dijo la autoridad regional.

Más de 10 horas en promedio sin suministro eléctrico estuvieron los hogares de la región de O’Higgins durante el primer semestre de 2018. Para analizar estos altos índices y trabajar de manera coordinada para mejorar el servicio y terminar con las interrupciones, el Intendente Juan Manuel Masferrer encabezó la mañana de este viernes una mesa de trabajo junto al Superintendente de Electricidad y Combustibles (SEC), Luis Ávila, y el Seremi de Energía, Pedro Pablo Ogaz; instancia que contó además con la presencia del Director Regional de la SEC, Ricardo Miranda.

El Intendente Juan Manuel Masferrer, en primer término, agradeció al Superintendente de Electricidad la posibilidad de reunirse y tratar la problemática. “Esta es una realidad que nos preocupa y en la cual venimos trabajando desde hace ya bastante tiempo, tanto con las autoridades competentes como también con los encargados de las empresas. Reiteramos nuestro compromiso con la comunidad, el cual es velar y exigir un mejor servicio y, en especial, un protocolo claro ante las emergencias”, sostuvo la primera autoridad regional.

Masferrer agregó que “acá queremos dejar en claro que las estadísticas demuestran que el servicio no se ha estado dando como quisiéramos, por esta razón el Gobierno se ha involucrado para revertir esta realidad. Acá la gente debe tener claro, que tal como nos ha pedido el Presidente Sebastián Piñera, vamos a trabajar, supervisar y exigir que el servicio mejore y se acaben las interrupciones, a modo de dar tranquilidad a los vecinos de todas las comunas de la región”

En este contexto el Superintendente de la SEC, Luis Ávila, señaló que “los ciudadanos de la Región de O’Higgins, como en el resto del país, tienen derecho a un suministro continuo y seguro, para lo cual las empresas eléctricas tienen la responsabilidad de contar con todos los recursos humanos y técnicos que permitan asegurar la entrega del servicio. Además, dichas compañías deben ser capaces de ofrecer una rápida respuesta ante cualquier contingencia, minimizando las eventuales afectaciones que se puedan generar en los usuarios”.

La reunión, además, permitió revisar los resultados de los planes de acción que deben ejecutar las empresas eléctricas de la zona para disminuir estos índices.

Ante esto, el Seremi de Energía, Pedro Pablo Ogaz, aseguró que “una de las prioridades para esta Seremía es velar por la calidad y seguridad del suministro eléctrico para los distintos clientes con el fin de tener un servicio seguro, estable y continuo, y sobretodo libre de riesgos asociados a la interrupción de abastecimiento eléctrico, para lo cual en forma permanente se han efectuado una serie de acciones, donde hemos abordado el problema con la empresa distribuidora de la región”, afirmó.

“Hemos exigido acciones concretas –continuó el Seremi Ogaz- desde dar respuesta rápida en la reposición del servicio y en los planes preventivos de reposición de infraestructura como inversiones en interconexiones de redes que incorporen equipos de mejor tecnología; mantenimiento de las líneas y la ejecución de roce y poda de vegetación que afecta al sistema eléctrico, de modo de no causar perturbación en la calidad de vida de las familias, ni en la productividad de las empresas”.

Durante la instancia, las autoridades revisaron el indicador SAIDI, el que representa la duración estimada de interrupciones que experimenta un cliente en un periodo de tiempo determinado. Según los antecedentes proporcionados por la SEC, la Región de O’Higgins muestra un total de 10 horas en promedio sin suministro eléctrico durante lo que va del 2018, siendo el segundo peor desempeño a nivel nacional.