0
0
0
s2sdefault

IMG 2382

“Queremos que la familia disfrute de un espectáculo en tranquilidad y con total seguridad. Rechazamos y condenamos enérgicamente los actos vividos ese día”, señaló la máxima autoridad regional.


La mañana de este lunes el Intendente Juan Manuel Masferrer interpuso una querella en el Tribunal de Garantía de Rancagua, contra quien o quienes resulten responsables por el lanzamiento de fuegos artificiales que terminaron con una menor de 10 años con parte de su cuerpo quemado.

Los hechos en cuestión ocurrieron el pasado sábado 23 de febrero, en el estadio El Teniente de Rancagua, en el duelo entre O’Higgins y Universidad de Chile y fueron lanzados en el sector de la parcialidad local.

Ante esto, el Intendente Juan Manuel Masferrer condenó los hechos y anunció que todos los antecedentes más algunas imágenes facilitadas por el club, fueron entregadas a la fiscalía.

“Los antecedentes que tenemos indican que estos fueron lanzados desde el sector de la barra, más allá que el club como organizador tenga también responsabilidad y sea también sancionado, han colaborado con la entrega de imágenes precisas para obtener un mejor resultado. Queremos que la familia disfrute de un espectáculo en tranquilidad y con total seguridad. Rechazamos y condenamos enérgicamente los actos vividos ese día”, señaló la máxima autoridad regional.

La máxima autoridad regional agregó que “esta querella va dirigida contra quienes resulten responsables y que quede claro, no busca perseguir a nadie en particular, ni a la barra, sino que es algo que tiene que ver netamente con la seguridad de quienes asisten a disfrutar de un espectáculo deportivo. Esta Intendencia cree que el futbol es una fiesta, por eso ha autorizado bombos, banderas y otros elementos de animación, pero jamás fuegos artificiales, que están prohibidos por esta misma situación, porque son un peligro para todos los asistentes. No vamos a aceptar estos hechos”.

El Intendente Masferrer relató que la semana pasada se reunió con miembros de la familia, quienes son parte de la misma barra local, “y ellos tienen claro que hay que terminar con los fuegos artificiales. Por eso esperamos la cooperación de quienes tengan antecedentes se acerquen a fiscalía o al club a entregarlos. Acá todos debemos cooperar para ganar esta batalla y para dar tranquilidad a las familias que asistan a los espectáculos deportivos”.

Cabe destacar que la niña, que se encontraba en el estadio con su hermano y madre, fue llevada al Hospital Regional para su atención, recinto donde fue dada de alta, al día siguiente de ocurrido los hechos.