0
0
0
s2sdefault

IMG 2050

“Aquí hay niños que escuchan solo por un oído o que escuchan muy mal, o como en el caso de Omar (9), por ejemplo, que no había escuchado nunca, y es increíble cómo le podemos cambiar la vida a ellos y sus familias”, explicó el jefe regional.

No hay mejor regalo que la sonrisa de un niño. Eso es lo que se pudo ver este lunes dibujado en los rostros de un grupo de escolares con problemas auditivos que recibieron audífonos de manos del Intendente Juan Manuel Masferrer, aparatos que indudablemente les permitirá mejorar su calidad de vida, así como su rendimiento académico.

Historias llenas de emociones que comenzaron a escribirse el miércoles pasado, cuando de forma sorpresiva el jefe regional llegó a los hogares de Joaquín (10) y Antonia (6), ambos alumnos del colegio subvencionado La Misión de Mostazal, para hacer entrega de estos aparatos que les serán de gran ayuda. Con el mismo propósito, luego se trasladó hasta el sector de La Punta y posteriormente se dirigió a Pueblo de Indios en San Vicente de Tagua Tagua, para entregarle a Génesis (26) y Sofía (11), respectivamente, los dispositivos que les permitirá escuchar mejor.

Lo cierto es que se hizo así, para que este grupo, ya con sus audífonos calibrados, pudiesen compartir cómo ha sido esta experiencia con otros cuatro niños que también esperaban ansiosos sus aparatos.

“Esto es parte del Programa de Servicios Médicos de Junaeb, que logra más de 22 mil atenciones al año y, dentro de eso, a nivel regional podemos entregar 75 soluciones auditivas, a través de audífonos o bien de implantes, como también hemos hecho en la región, para que niños y jóvenes puedan recuperar su capacidad de oír, lo que les permite estudiar mejor y, en algunos casos, escuchar por primera vez”, detalló el Intendente Juan Manuel Masferrer.

“Aquí hay niños que escuchan solo por un oído o que escuchan muy mal, o como en el caso de Omar (9), por ejemplo, que no había escuchado nunca, y es increíble cómo le podemos cambiar la vida a ellos y sus familias”, indicó el jefe regional, quien a su vez agregó “trasmitirle que van a contar con el Gobierno para que los podamos seguir apoyando en la mantención y en la rehabilitación que viene, porque aquí sigue un trabajo con fonoaudiólogos, es un programa continuo y la verdad muy contento por esta entrega”.

Visiblemente emocionada, Evelyn Sandoval, madre del pequeño Omar, quien cursa segundo básico en el colegio Cerrillo de Doñihue, aseguró que “va a ser totalmente beneficioso para él, ya que va a poder escuchar a sus compañeros, porque en el colegio muchas veces lo dejaban de lado, como no escuchaba, no podían jugar, porque no les entendía. Entonces va a ser totalmente diferente para mi hijo y estamos felices nosotros porque gracias a esta ayuda va a poder relacionarse con ellos”.

En tanto, Sonia Morales, mamá de Joaquín (10), quien cursa quinto año básico, afirmó que “él tiene un problema auditivo desde pequeñito, lo empezamos a pesquisar por diferentes motivos, pero no teníamos la opción de optar a un audífono hasta ahora que postuló al programa. Tuvimos la sorpresa que el miércoles pasado llegó el Intendente con el director regional de Junaeb a entregárselo, porque mi hijo había sido beneficiado. Los cambios han sido totalmente positivos, hoy tiene una calidad de vida enorme, se le abren muchas puertas, en cuanto a estudiar y comunicarse, además de eso, el cambio fue emocionante, el primer día que salimos con el audífono ya calibrado caminaba muy extraño, porque sentía los vehículos y los ruidos del ambiente por ambos lados, porque él tiene pérdida total del oído izquierdo”.

El menor que estudia en el colegio La Misión de Mostazal comentó lo que fue su experiencia después de que le calibraran los audífonos. “Fue raro porque nunca había tenido mi capacidad auditiva completa. Me sentí raro al salir, escuchaba los ruidos más fuertes”, explicó. Si bien tiene buen rendimiento académico, está confiado en que le irá aún mejor en sus estudios.

“Me cambió demasiado la vida con estos audífonos. Estoy muy emocionada, al fin voy a escuchar lo que la profesora me dice y por eso estoy muy feliz. Esto me ha cambiado totalmente la vida”, contó Sofía (11), quien estudia en el Instituto San Vicente.

“La verdad es que emociona (…) yo estuve en la casa de Joaquín en Mostazal y con Sofía en San Vicente de Tagua Tagua, estuvimos compartiendo con sus familias, viendo el esfuerzo que hacen ellos para poder educarlos y apoyarlos, así que feliz de conocer estas experiencias”, narró el Intendente Juan Manuel Masferrer.

“Las fonoaudiólogas trabajamos con los niños para determinar si tienen o no pérdida auditiva, luego se evalúan con qué tipo de audífonos andarían mejor y, después de eso, en cinco sesiones se trabaja todo lo que tiene que ver con la adaptación a estos aparatos y la aclimatación en distintos contextos y todo lo que tiene que ver con el proceso de rehabilitación, para que el cerebro se acostumbre a esta nueva forma de escuchar”, especificó Chris Domínguez, profesional de este programa médico.

Por su parte, el director regional de Junaeb, Eduardo Peñaloza, quien acompañó al Intendente Masferrer en las entregas, precisó que niños y niñas de pre-básica, básica y media de toda la región reciben atención otorrina, pero que este beneficio se extiende también a quienes presentan problemas visuales y lumbares, sumando además programas de salud bucal.